Browse By

¿Dulce o truco? Una de Tim Burton, gracias

Lo cierto es que los años no pasan por él, y a pesar de su palidez, fue un 29 de octubre como hoy,  hace ya veinticuatro otoños, que el cadavérico y a la vez distinguido Jack Skellington se exhibió en la gran pantalla estadounidense. Dirigida por Henry Selick, y producida por Tim Burton, The Nightmare Before Christmas (Pesadilla antes de Navidad) es una película de animación única que se sumerge en paisajes emocionales y morales, y en la profundidad psicológica de un personaje que busca respuestas que den significado al vacío que siente en su interior.

Gracias al trabajo del gran compositor y músico Danny Elfman, la película fue nominada al Globo de Oro por Mejor Banda Sonora y ganadora del Premio Saturno por Mejor Música y por Mejor Película Fantástica. También fue nominada al Oscar por Mejores Efectos Visuales y ganadora de dos Premios Annie.

Y es que el esfuerzo valió la pena. Se construyeron más de 200 decorados e hicieron falta siete días de rodaje por cada minuto de film. Más de 200 marionetas. Más de 400 cabezas. Una verdadera obra de arte. A través de la técnica de animación stop motion, fotograma a fotograma, nos adentramos en los temas explorados por Tim Burton, obsesiones, lugares y formas, y en sus anhelos más profundos. Puede que inspirados por las fantasías de Edgar Allan Poe y también por el realismo siniestro de Charles Dickens, Burton y Selick dotan de vida y energía a una marioneta con un profundo deseo por conocer cosas nuevas que en cierto modo, desestabilizarán su propio mundo.

Ahora que sabemos un poquito más, y aprovechando estos días de calabazas, murciélagos y zombies merodeando por nuestras calles… no hay mejor excusa para dejarse deleitar por esta exquisitez. Nos vemos en Ciudad de Halloween.

 

“Personitas grandes, chicas y medianas ¿no les gustaría ver cosas extrañas?” 

Jack Skellington

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *